El próximo 1 de enero dejarán de estar en vigor los contratos de alquiler de renta antigua, algo que ha preocupado durante los últimos meses a muchas familias que viven en pisos con este tipo de arrendamiento

. Estos contratos, que se crearon en 1964 con el «Texto Refundido de la Ley de Arrendamientos Urbanos», están caracterizados por tener rentas muy bajas y periodos de duración muy largos, puesto que están sujetos al régimen de prórroga forzosa.

Sin embargo, la extinción de estos contratos solo afectará a los alquileres cuyo arrendatario sea una persona jurídica.

En este aspecto también influye que los locales que hubiesen traspasado el local de su negocio durante los diez años anteriores a la entrada en vigor de la ley, el plazo aumentará cinco años más, hasta el 1 de enero del año 2020.

Publicado: 31 de Octubre de 2014